20071011

¡No hay tiempo para orar!


Una mañana me desperté y me lancé a los afanes del día .
¡Tanto que hacer! ¡No hay tiempo para orar!
Los problemas fueron cayendo, y cada nueva tarea se hacía más pesada.
¿Por qué no me ayuda Dios?,pregunté.
Y Él me respondió: "Porque no me lo pediste".


Quería gozo y belleza, pero todo era gris y sombrío.
¿Por qué Dios no me da alegría ?, pregunté.
Y Él me respondió: " Porque no la buscaste".

Así que me acerqué a su puerta y probé todas mis llaves en su cerradura.
Y Dios me regañó amorosamente,diciéndome: "Hija mía,no llamaste".

Esta mañana me desperté , y pensé en el día.
¡Tanto que hacer!
Así que me tomé tiempo para orar.


Grace L. Naessens
Lección citada en el libro :
La Matriz de la oración
La conexión con la realidad invisible
de David Jeremiah

1 comentario:

Nathyta dijo...

ya era hora que empezaras a leerlo!
de ahi me lo empasas xD